No me pidas el cielo.

Palabras de ánimo acompañadas de un simple abrazo. Noches de insomnio de conversaciones interminables. Madrugadas tristes apoyadas en lágrimas y mensajería instantánea. Paseos interminables escuchándonos. ¿Y qué me pides? Nada. Y yo no tengo palabras para agradecerlo. Llevas casi catorce años conmigo y nos queda mucho por delante.
Así que no me pidas el cielo, porque te bajaré un planeta entero.

Foto extraída de Nunca Jamás

Entradas populares