No podemos decidir ni cambiar el destino de las personas que nos rodean. Uno mismo sí puede tomar sus propias decisiones, quedarse en un lugar y apartarse de otro. Pero lo que los demás hagan contigo, es cosa de ellos.
Las cosas cambian, acéptalo.

Entradas populares