Sólo una noche

He surcado la cordillera de su costado cosquilla a cosquilla,
provocando un huracán de sensaciones en mi pecho,
mientras chispeaba la alegría en mi mirada.
He recorrido su pecho, refugio y hogar de mi propia caja torácica hasta el punto de escuchar el pálpito de una sola y no saber de quién es.
Me he agarrado su espalda como quien no tiene motivos para echar más raíces y decide volar.

Te quiero
de la forma más
patética,
problemática
y polémica
posible.

Esta soy yo.
Me he acostumbrado a forzar silencios,
a bajar la mirada para que no se vea lo que realmente siento
(porque es lo correcto).

Sólo un día
detrás de otro...

Sólo una vida...

Regards Coupables


Entradas populares