Frío o ausencia de calor.

El frío nos invade, nos abraza. Nos hiela, nos hiere. Y a pesar de ello, el frío no existe. ¿Lo sabías? No es más que ausencia de calor. De ti. Y sin embargo me empaña el alma como si dentro de mí se encontrara. 
Mis ojos no han vuelto a ser los mismos. Cansados están de tanto llorar. 
Mis pies se desviaron hace mucho tiempo cuando seguían tus pasos. 
¿Dónde estás? Me gustaría saberlo. Porque hace demasiado tiempo que ando en círculos. Perdida. Me abandonaste entre tantas preguntas... Y ahora no sé dónde estás. Antes te encontraba en mi mente. Todos los segundos del día. Y ahora... ahora nada. Me perdí siguiéndote por la sombra. Y ahora no encuentro nada. Te he perdido a ti y me he perdido a mí.


Entradas populares