Quién merece esto

Una serie de circunstancias nos han arrastrado hasta aquí. Nos han obligado a callarnos por el miedo a lo desconocido, por no saber si hoy dormiremos tranquilos o si mañana moriremos de hambre. El hambre que nos devora por dentro mientras desatendemos nuestro bienestar; el propio, el común. El hambre que una vez tuvimos cuando dimos a luz la ilusión, el hambre de aprender a caminar seguro, cuando nos obligábamos a soñarnos felices en un futuro con fecha de caducidad. Mortal. Ese mismo hambre que pasamos por no pasar hambre, porque queremos más teniendo lo justo.

Soy escudo. 
Ni en la peor de mis pesadillas me había visto así
 buscando parches para mantenerme a flote
  llorando letras que nadie leerá
   sangrando miedos ajenos
    tirando pastillas que no curan esta enfermedad
esta enfermedad que padece y padezco
que parece que nunca se irá

La soledad esconde escrito en la mano derrota.
Me la tiende cuando ya no soy más que un cuerpo sostenido a duras penas entre la paz y el desconsuelo en tierra de nadie. Cuando no tengo más que extremidades inertes. Cuando soy más cadáver que nunca.
Todo multiplicado por tres.
Dime, ¿quién se merece esto?

Adara Sánchez



Entradas populares