Pero no (te) quiero

Me besas mal con un amor de cenicero,
hasta arriba, hasta dentro,
pero no te quiero.

Me contradigo cada vez que pronuncio un "no" por acabar haciendo lo que no debo.
Y es que ni sigues mi ritmo, ni te cuestionas si amo la soledad.

Háblame otra vez de la pieza que tanto te gusta,
del significado de tus cartas,
de lo que pasas de las mías.
Yo no quiero que me quieras
por no encararte a la soledad,
por confundirte de lugar
cuando tocas a mi puerta.
Tan sencillo soltarlo que no hay ni dios que lo entienda.

Reclamo mi amor de borrachera,
sin compartir cama, sin desearte en ella,
unas medias nuevas, las manchas de labial,
lo que me dejé en copas sabiendo que no te gusta bailar.

Podría prometerte una década más

podría

pero no quiero.


Entradas populares