Conmemoración

No sé ponerle nombre a este infierno
ni calcular la temperatura exacta de mi corazón;
pero ambos sabemos
que ni yo soy santa
ni evitas los precipicios cuando los ves en mis manos.
Ni me importa la ignorancia con la que atraviesas mi cuerpo,
ni ignoro la importancia que le das a mis piernas.
Me he aficionado al whisky barato,
he dejado de ir al bar
ha vuelto el verano
y lo mejor es dejarse llevar.
No sé ponerle nombre a este infierno,
pero a estas alturas no se está tan mal.




Entradas populares