Por el gusto de sufrir recordar.
Pienso que no toda la gente puede compartir los mismos gustos. Sin embargo, creo que los que nos hace a cada uno igual que al resto del mundo es la música. Como tal, la música nos acompaña en momentos determinados de nuestra vida, lo que conlleva que, cada vez que escuches esa canción, vuelvas a experimentar aquella sensación específica. Un amor, una fiesta, un momento triste...
No voy a llamarlo masoquismo, pues el placer de sufrir se ha vuelto algo permanente en los últimos tiempos. Lo llamaré recuerdos. Todas estas canciones, por las personas que las compartieron conmigo, por los momentos en los que han funcionado de banda sonora, siempre significarán algo especial para mí.









Entradas populares