Recién despierta, con la mirada aún nublada por el sueño y la mente todavía desubicada, has conseguido sacarme la primera sonrisa del día. Es agradable ver cómo determinadas personas se acuerdan de ti y te lo hacen ver. Pero es aún mejor saber que puedes contar con esas personas en medio de una tormenta.


Entradas populares