No te arrepientas de algo que en su momento te hizo feliz.

Las casualidades, las coincidencias de la vida nos han dejado separados. Juntos podríamos haber estado bien o mal, quizá no lo descubramos nunca o quizá sí. 
A pesar de eso, reconocer que, aunque nunca lo admitiré ante ti, aún vives en el fondo de mi almohada.


Entradas populares