-Eres un gilipollas.
-Y tú una petarda -dice-. Una petarda con una sonrisa fascinante y unos ojos que pueden hacerle perder la cabeza a un chico.

Química perfecta

Entradas populares