-No creo que seas idiota. Bueno, sí que hay ciertos aspectos ridículos en ti... tu madre es muy interesante. Y realmente eres una oradora terriblemente mala. Y sueles soltar lo primero que te viene a la cabeza sin tener en cuenta las consecuencias. Comprendo que cuando nos vimos en el bufé del pavo al curry estuve imperdonablemente grosero... y llevaba un jersey que mi madre me había regalado el día anterior. Lo cierto es que... lo que intento decirte con mucha dificultad es que en realidad, y tal vez a pesar de las apariencias, me gustas muchísimo.

-A pesar de que fume, de que beba, y tenga una madre vulgar... y diarrea verbal...
-No, me gustas muchísimo... tal y como eres.

El diario de Bridget Jones

Entradas populares