De aquella manera.


Hace ya un tiempecillo que no escribo mis absurdas reflexiones...ya es hora.

Queridos amigos, ha sucedido lo inesperado: me he enganchado a una serie americana y no es Glee. Gossip Girl, amiguillos, ni más ni menos. Antes de empezar a verla pensaba que era una serie de pijos de mierda obsesionados con tener más dinero y cosas imposibles. Pero resulta que la cosa puede ir a más. Pff. No voy a explicar de qué va porque no. A mí me gusta mucho y ya. En una semana me he tragado la primera temporada entera. Ayer empecé a ver la segunda y no está nada mal. No, no.

Dejando de lado mis extraños pensamientos respecto a pijos, vamos a la vuelta. Uuuuhhhh! Qué asco de vuelta al instituto. Aunque en parte sí está bien, porque en realidad, en las vacaciones de Navidad no puedes salir mucho por el frío y esas cosas que suelen aparecer en invierno, y en mi caso, me paso tooodo el día aburrida mirando al aire. Un día se me ocurrió hacer los ejercicios mandados para vacaciones y todo. Y me asusté. Mucho. Esos pensamientos no son propios de mí. De hecho, sieeempre los he dejado para el último día. Más miedo aún.
Mañana tengo un exámen de la revolución francesa y, seriously, lo odio. Voy a aprobar porque sí, porque he estudiado y estoy hartica de tanta revolución.

En fiiin...sed buenos.

Entradas populares