Dejamos otro año atrás, con sus momentos buenos y malos. En mi caso más malos que buenos, pero siempre se sigue adelante. Todavía soy muy joven. Ya tendré tiempo para preocuparme por otras cosas peores. De esto me llevo una enseñanza, y es que por muchos problemas que tengas, por la mala relación que tengas con alguna persona, siempre va a haber alguien que te abra los ojos y que te ponga los pies sobre la tierra. Siempre hay que tener la vista en el presente, dejar que el pasado se vaya, y el futuro se forme.

Gracias.


Entradas populares