Condiciones para no querer

Escribir sobre las cosas me ha permitido soportarlas.
Charles Bukowski

Tengo veintiún temores sobre a la larga,
 ¿qué quieres exactamente?,
  ¿por qué no compartimos cama?

Lo que pasa es que cansan las cuchillas de afeitar entre promesas de colegio

tabaco de liar que deseas no oler en tu pelo

y la lujuria en los aseos por intentar ponerle fin al hastío vital

mientras cambias la cerveza por bocas que ni te besan al acabar.

Seguro que en cuanto llegues a casa me echas de menos
y tengo que soltar una carcajada, porque otra cosa no sé,
pero sí tengo claro que no te quiero lo que no quiero.

Frialdad, aburrimiento, pereza,...
llamémoslo diversión,
aversión por todo lo que se fuerza
para acabar perdidos en otras piernas.

El romanticismo, el de mis libros, es un precipicio del que todo el mundo parece querer caer.
Créeme, que si me hago daño
no será por culpa de mi silencio;
quiéreme si te apetece sale
que prefiero pecar de libre
a que me regalen el cielo.
Eloïse Héritier



Entradas populares