Tiempos

Siempre te he visto callada, pero cuando hablas, haces que cualquiera cierre la boca.
Hay cosas dentro de mí que salen cada cierto tiempo para asustarme. Hacen que dude de mis propias noches. Por qué llevaba los cordones desatados aquel verano de 2003 o a qué supo el primer beso a los 17. Si tengo la suficiente confianza para mirar recuerdos, si he sido lo suficientemente selectiva al seleccionarlos; por qué me hacen bien o mal en función del reloj. Si tengo nombre propio, ganas de enamorarme. Si todas estas cuestiones surgen sólo de las circunstancias o de mis temores, si es que los tengo. 
Que sí, que en algún momento he llegado a dudar si de verdad he conocido la empatía o incluso el amor. Pero también he roto con el pasado. Soy feliz abrazando la libertad y la seguridad de ser yo misma. Que mi pasado se lo lleve el viento y el futuro no me espere despierto. 

Entradas populares