Ninguno de dos.


No entiendo como la rabia enciende las palabras, palabras que no son nada pero llegan al alma. Y me arrepentiré...y no quiero. Y te espero...y he decidido no perder ya ni un sólo segundo más.

Maldita Nerea

Entradas populares